Mi lista de blogs

  • Fabada Asturiana - El plato de hoy "Fabada". Es un plato típico de nuestra maravillosa cocina española. De origen humilde por sus escasos ingredientes, pero a la vez exquisito ...
    Hace 2 semanas
  • …cada cosa en su lugar. - Esta entrada ha sido inspirada por el artículo compartido por Manuel, en Hubzilla. Como creo que no tendréis acceso os pongo aquí la dirección del artículo...
    Hace 5 semanas

viernes, 7 de junio de 2013

Democracia real (parte 1)


En la actualidad se habla de democracia sin pararnos, lo más mínimo, en pensar sobre ella. Damos por sentado que donde vivimos es la democracia, que es la mejor opción, que es la menos malas de las opciones o que la otras democracias son peores o simplemente no lo son. Unos países entiende por democracia, por verdadera democracia la suya y desprestigian la de los demás. Los ciudadanos de muchos países, súbditos de otros y casi esclavos en muchos hablan de la democracia pero ¿qué es?

Según una definición, Democracia es una participación de los miembros de una comunidad en los asuntos importantes que le afectan. Esta definición me parece muy buena, en una primera lectura, pero si me paro a releerlo ya empiezan los problemas. ¿Qué se entiende por participación, miembros, comunidad, asuntos importantes, afectan? No es querer sacarle punta pero es realmente un problema. ¿Qué se entiende por participar?Participar activamente es realmente participar pero hacerlo como se dice y hace actualmente, indirectamente, ¿realmente es participar este segundo método? Luego tenemos la palabra miembro, sí esa palabra implica que forma parte de algo, en este caso de una comunidad. Esta definición no lo deja muy claro. Para el caso de estar en un país en el que una oligarquía gobierna pero dentro de esa comunidad las decisiones se toman en democracia podría decirse que es una democracia. A continuación tenemos el controvertido concepto de asuntos importantes. Si le preguntamos a 100 personas, sin hacer referencia a esta definición, por cuáles son los asuntos importantes en su vida, entorno o sociedad, es probable que tengamos 100 respuestas diferentes. Y si además se le pregunta por cuáles de éstos le afectan y deben participar ya el numero de matizaciones debe ser ya muy elevado.
Como no me aclara nada esta definición paso a buscar otra que se pueda ajustar algo más a lo que hasta ahora había entendido por democracia. En la siguiente dice, sistema político en el que el pueblo elige libremente a quienes lo gobiernan. Esta se parece más a lo que tenemos, aunque habiendo leído la anterior, ésta deja mucho que desear. Eligir libremente ya me parece absurdo. Libremente elegir algo ¿y nosotros nos lo creemos? Somos animales llenos de taras, complejos y prejuicios heredados, sociales y personales. Damos muchos asuntos por zanjado antes de llegar a ponerlos en cuestión. Creemos saber cosas que no sabemos y nos reímos de temas que ignoramos. Nos dejamos llevar por lo que nos dicen y además negamos que esto sea así. Nos guían de forma sutil, unas veces, y apelando a instintos básicos o ideas como patriotismo o creencias religiosas, otras. Se nos dan respuestas a preguntas que nunca hemos hecho y ¿aún piensas que eres capaz de elegir libremente algo?


Pero esta última definición dice que se eligen a los que lo gobernarán, tomarán las decisiones que nos afectan, por nosotros. Así que todos los candidatos presentarán unas ideas (en ocasiones cuestionables), una publicidad, una imagen para intentar convencer de cuál es la mejor opción, cuál nos interesa más. La idea de convencer a alguien, como dice un buen amigo, es colonizar a otra persona, con lo que ya nos podemos hacer una idea de cuales son las pretensiones reales. Si además ese producto que se elige no se cumple en lo más mínimo, se nos está timando (y no, no es una timocracia), engañando y debe dimitir o hacerlo dimitir y llevado a los tribunales. Tomando esta definición tal como lo veo, no es más que un sistema político convertido en el sistema de oferta/demanda y publicidad de los beneficios de un candidato, ocultando lo malo. No somos más que convertidos en clientes de un servicio. Que menos que si esto se ha convertido en eso, que en caso de no satisfacer nuestras demandas o no cumplir con lo ofertado, ¡que menos que tener la posibilidad de ir a un sitio como la OMIC o al juzgado a denunciarlos! ¿Si usan nuestro dinero y poder cedido para hacer lo que no han dicho que harían no los deslegitiman? ¿Con un simple "voto a otro" es suficiente castigo? ¿Es responsable por nuestra parte limitarnos a ello?

Hay otra definición que también tiene miga, doctrina o idea que defiende la participación del pueblo en los asuntos importantes de gobierno. Sí, no le falta una "l" dice ...de gobierno, no del gobierno. En otras palabras, se refiere al verbo y no al nombre. La definición no cuadra para nada con lo que tenemos en la actualidad. Muchos defendemos la idea de que el pueblo participe de asuntos importantes de gobierno, pero muchos no llegan a plantear más allá que el hecho de defender esa idea de palabra, pero el hecho es que sólo defienden una forma indirecta del voto, o mejor dicho, elección del gobernante y no sobre gobernar.

Pero una cosa creo que debe ser necesaria e intrínseca a la democracia, el ciudadano debe ser libre para poder participar en asuntos importantes que le afectan, decisiones de gobierno. Ya sólo por esto, los súbditos y esclavos no pueden entrar en esta consideración. Muchos esclavos y súbditos no son conscientes de serlo. Suponiendo que somos ciudadanos, que ya es mucho suponer y además, fantaseando con que además somos libres, es decir, ciudadanos libres ¿está el sistema preparado para ser gobernado por su pueblo, ciudadanos libres y críticos?


Continuará...

8 comentarios:

  1. gracias por tu vision de la democracia ojala fuera asi quien diga que escribes mal es un necio me encanta gracias

    ResponderEliminar
  2. Actualmente existe un concepto que se denomina democracia protegida, que en realidad es una forma de represión disfrazada para imponer por la fuerza intereses ajenos al interés común.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cómo sabemos o saben cuál es el interés común? Acaso nos lo preguntan? Porque de las campañas electorales, poco podemos sacar en limpio...
      Saludos

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo con hector, solo es un mercadeo apoyado y pagado por los grandes bankos para dominar un pais de esclavos, con la suficiente sobervia de creerse libres

    ResponderEliminar
  4. El mejor gobierno es el gobierno que no existe. ¿Por qué tendría que indicarle yo a otro qué debe hacer en su vida? ¿Y por qué otro debería indicármelo a mí?

    ResponderEliminar
  5. Creo que no vivimos para nada en una democracia sino más bien en un tipo de dictadura donde nos imponen bajo un falsa democracia sus ideas y donde los que gobiernan actúan con una descarada impunidad. Además de no aplicarse los principios de oobjetividad, independencia, responsabilidad y sometimiento únicamente al imperio de la ley y la constitución. Ya sabemos que la ley no es igual para todos.

    ResponderEliminar
  6. Víctor, brutal entrada. Preciosos los juegos de palabras, que hacen que esta entrada pueda llegar a ser considerada incluso arte. No lo digo por decir, has jugado con el término de una manera espectacular. Has formulado una pregunta que la opinión pública no se suele hacer, con lo que has ido Más Allá, como el título de este espacio. Enhorabuena. Un saludo, @adriantsn

    ResponderEliminar
  7. Difícil dar respuesta a la última pregunta de tu entrada. Yo creo, sólo creo, que no. Sencillamente porque al ciudadano le falta formación en libertad, en juicio y si se quiere, en solidaridad.
    A nadie se le escapa que precisamente el ciudadano en democracia ha sido responsable a veces de elecciones nefastas para la historia global e incluso local.
    Fantasear con la idea de ciudadanos que eligen libremente puede servir como consuelo, pero nunca será real. Y el caso español está a 360 grados de esta utopía desde el momento en el que –cuando participamos- lo hacemos pensando en la derrota de una opción más que en el triunfo del opositor.
    Pero puestos a ser optimistas, la última definición me parece la mejor opción y de hecho, con más o menos acierto, existe ya en algunos países. No es sencillo lograrlo, esta opción necesita el consenso y evolución en autoconfianza y aceptación tanto del pueblo como de las instituciones. Pero si se quiere, se puede.
    Enhorabuena por hacernos pensar Víctor. Un saludo de Mariola

    ResponderEliminar